Seguros médicos sin período de carencia

Publicado por Susan Urban el 27 de marzo del 2013 en seguros medicos
  • Comparte este Articulo   

Si nosotros poseemos un seguro de salud con alguna compañía es muy probable que a la hora de analizar nuestra póliza hayamos tenido alguna duda acerca de lo que significan los periodos de carencia o la ausencia de estos periodos; en este texto trataremos de explicar qué es y cómo se aplican los periodos de carencia a una póliza.

Los períodos de carencia en los seguros médicos son los que determinan el periodo de tiempo que debe pasar entre la contratación del seguro médico y el uso de los servicios de salud determinados. Es muy común los períodos de carencia se apliquen en pólizas donde se incluyan a personas mayores de 60 años, por su preponderancia a sufrir una lesión o un imprevisto de salud.

La carencia actúa como la garantía que tienen las compañías para asegurarse de que nosotros no nos estamos haciendo el seguro para cubrir una necesidad determinada y una vez suplida, que demos de baja el contrato. Esto se podría dar en el hipotético caso de que arrastremos una lesión y nos hiciéramos el seguro médico sólo para cubrir los gastos posibles que la misma conlleva. Siempre que nuestro seguro sea similar en prestaciones, la exención de carencias se limita solo a las coberturas de la póliza de procedencia y será de forma total o parcial en función de la antigüedad de la póliza de procedencia.

Por lo general, las dudas que pueden surgir sobre este tema son alrededor de los embarazos y el parto, ya que en muchas ocasiones se busca un seguro medico sin carencia de parto. En cualquier de los casos, debemos preguntar a cada aseguradora de salud si ofrece su seguro médico sin los períodos de carencia en algunas coberturas de salud.

El último aspecto a tener en cuenta es que es aconsejable ser previsor y contratar el seguro, siempre que nos sea posible, con cierta antelación. Esto quiere decir que si tenemos previsto tener un hijo, contratemos el seguro médico desde el momento en que nos pongamos a buscarlo o, si tenemos pensado ponerle una ortodoncia, contratemos el seguro dental un mes antes. Todo ello nos puede evitar tener que correr con los gastos una vez que necesitemos los servicios de asistencia. Y es que si nos preocupa cuál es el mejor seguro, también debería preocuparnos cuál es el mejor momento para contratarlo.

Articulos Relacionados
Deja tu comentario